Hasta que el paladar se acostumbre

Hasta que el paladar se acostumbre


Es el relato de un proceso, mi proceso de integración en Suiza. Si, Suiza, un país europeo, sin una cultura exótica, pero que requirió de estrategias de integración muy específicas y complejas, en especial para una sudamericana como yo lo era: espontánea, alegre, explosiva, impuntual, impaciente, menos organizada, flexible, chistosa... ¿Mi error catastrófico? Malentender la palabra integración ¿Las consecuencias? Perder mi identidad. ¿Cómo la encontré? Este libro habla de esto.


CHF 25.00

15 reviews for Hasta que el paladar se acostumbre

  1. Rated 5 out of 5

    Marcela

    María Fernanda, que gusto saber de ti, voy en la mitad, me ha gustado la narrativa y lo sensible de compartir la magia de construir a partir de las diferentes culturas.. Permiteme y acabo, me he tomado el tiempo.. Gracias

  2. Rated 5 out of 5

    Mónica

    Maife,
    Me encantó leer los dos libros!
    Aquí algunos comentarios/reflexiones de Hasta que el paladar se acostumbre:
    Para mí fue interesante leer tu libro donde la protagonista, tu, comienza su relato desde una perspectiva de haber pertenecido 100% a una sociedad y de allí pasar el proceso de integrarse a nuevas situaciones, sociedades y culturas. Mi realidad comenzó y siempre ha sido como una “outsider” aprendiendo a integrarse y acoplarse al mundo que la rodea. Nací en Colombia de padres inmigrantes, perteneciendo una pequeña minoría (0.02% de la población nacional), donde si bien no era abiertamente discriminada de acuerdo a la constitución nacional no tengo los mismos derechos que el resto de la población y legalmente soy “tolerada” –. No faltaba la persona o el comentario por parte de la población nacional que me dijera que no pertenecía a Colombia, que me fuera del país, etc. En USA en cambio soy “Latina”, en Hungría soy “Colombiana”. En fin, en el país que estoy me definen por aquello que en ojos de los otros me hace diferente. Así que desde pequeña he tenido que tener una mente abierta y aprender de cada cultura/país en el que he vivido (por lo pronto voy en 4). Yo desde pequeña he sido una amalgama de culturas. No pertenezco 100% a una cultura, pero he aprendido a tomar y acoplarme a cada una.
    Me dio risa leer que para ti fue difícil, por ejemplo, ajustarte a llegar a tiempo a las cosas porque para ti era normal ser impuntual. Para mí en cambio siempre fue difícil entender a qué horas llegar a las invitaciones en Colombia, porque en casa siempre nos enseñaron a ser puntuales (será la cultura europea de mis padres). Entonces a fiestas de cumpleaños de niños siempre fuimos los primeros en llegar y luego ya de profesional luego de llegar a tiempo a reuniones y quedarme esperando hasta 1.5 horas para que comenzaran, tuve que solicitar que me explicaran cómo funcionaba eso de decir que la reunión era a X hora, pero en realidad no, y así logre entender y aprender a calcular lo que es ser “puntal” en latino-américa. Por ejemplo este fin de semana en Orlando, fuimos con unas colombianas. Ellas estaban felices que salimos puntuales con 1.5 de retraso y yo por dentro riéndome porque me decía que ya a estas alturas de la vida debía estar acostumbrada al concepto latino de la puntualidad y salirme del concepto europeo. Vez, aun a veces se me olvida “re-ajustar” la puntualidad cuando planeo algo con latinos. Afortunadamente en USA, la gente suele ser puntual y ha sido más fácil para mi manejar tiempos!
    Cuando hablaste de ser espontanea, alegre, chistosa y cantarían, me hiciste acordar de mis años de adolecente con mis amigos europeos. Ahí si salía mi parte que tengo de Colombiana. Siempre cantando, encontrando razón para celebrar por las cosas más sencillas, y ellos en shock. De hecho 2 de ellos eran suizos y aun hoy en día me recuerdan como no entendían esa energía, que sacaba para celebrar, rumbear y pasarla bien en todo momento. Pero a fin de cuentas ellos también se unían a toda celebración que armaba.
    Cuando hablas de la recogida de muebles de la muerta. Me dio risa, el concepto de “muebles duraderos”… que es totalmente obvio para mí. Mis padres siempre compraron muebles que pudieran durar generaciones. Tan así es, que cuando mis padres cerraron su apartamento de Bogota, nos dieron a Jack y a mí muebles. Cuando mande a hacer los muebles del cuarto de Ethan era con la idea que fueran hasta que se fuera a la universidad.
    Cuando hablas de crecer en casa con empleadas que no importa quién era se llamaban “Maria” no pude contener la risa. En casa de mis padres siempre todas fueron MARIA. Si no es Maria únicamente, entonces es Maria Lucia o Deisy Maria, pero infaliblemente había un Maria en su nombre. Pero mis padres jamás dejaron que nosotros dejáramos desorden por la casa para que lo recogieran ellas. Lo que si nunca aprendí a hacer, por ejemplo, era lavar ropa – cosa que vine a aprender en la universidad; y obviamente a limpiar. COMO ODIO LIMPIAR LA CASA!!!!!!!!!!!!!!!! Aun hoy en día me da desespero pensar que hay que limpiar, aspirar, etc.
    …cuando hablas que a los hombres de tu familia le dejaban los pedazos de pollo más grandes porque las mujeres comen menos… lo vi muchas veces creciendo en Bogotá y le pregunta a mis padres de esa costumbre tan rara de otras familias. Para nosotros nunca hubo ese tipo de diferencias, todos somos personas y todos comemos (eso incluía a las empleadas. Nunca hubo ningún tipo de discriminación por sexo o por posición – comida es comida y es para todos).
    Bueno creo que te he dado muchos apartes de lo que me hizo reflexionar
    Un abrazo, Mónica

  3. Rated 5 out of 5

    Christina

    Muchas mujeres se identificarán y serán ayudadas, mientras se darán cuenta que no estan locas y que tampoco son raras. La lectura provoca una reflexión sobre la integración y las consequencias de nuestras opciones.

  4. Rated 5 out of 5

    Jorge Serano

    La historia que María Fernanda nos cuenta con valentía sobre su vida nos deja ver que ella ha sabido aprovechar bien las notables aptitudes, herramientas y oportunidades con las que ha contado, lo cual no implicó para ella triunfos automáticos sino, por el contrario, la responsabilidad de actuar consecuentemente con uno mismo aun cuando se navegue contracorriente. No por nada estamos ante quien ha sido reina de Quito y campeona mundial de karate, digamos una mezcla explosiva y sugerente, hoy una exitosa profesional de emprendimientos propios que ha sabido sacarlos adelante con determinación y excelencia. De alguna manera María Fernanda es una embajadora permanente de su país y su cultura donde esté, aunque hoy haya encontrado equilibrio entre los hábitos precisos y casi mecánicos de una de las sociedades más avanzadas del planeta con su espontaneidad de latina que ama la vida y expresa sin miedo lo que siente.

  5. Rated 5 out of 5

    Grischka

    Today, I had a conversation with an author that I think match perfectly with the InterNations spirit, and with the spirit of making the world a better place.
    She is based in Lucerne (Switzerland) her name is María Fernanda Salvador. I really enjoy reading her article about Integration, please see the link below:

    https://www.mariafernandasalvador.com/2018/04/19/die-zehn-gebote-der-integration/

    After reading this 10 commandments about integration, I thought about me and my integration in Mexico as a Venezuelan, I remembered how hard it was to me.
    And based on that feeling I was thinking about having her help regarding a webinar.
    I believe, that can be very helpful and interesting for all expats if she can give us as the InterNations community a global conference with her point of view about integration and discussing this 10 commandments and may be her book “hasta que el paladar se acostumbre” that now as I understand will be in English this month.

  6. Rated 5 out of 5

    Jimena

    el domingo pasado me senté en el sillón de la sala y me volví a leer tu libro, todo en una sentada pero con calma y riendo a carcajadas.

  7. Rated 5 out of 5

    Ana

    Felicitaciones Maife, tu libro fue un bálsamo en un momento duro. Cada miembro de mi familia lo leía al acompañar a mi madre en el hospital y al día siguiente era comentado, motivando al que se quedaba hasta que toda la familia lo leyó.

  8. Rated 5 out of 5

    MARIA LORENA NUŃEZ

    Me fascinó el libro, me sentí muy identificada en las anécdotas relatadas por María Fernanda. es una contribución valiosa de experiencias durante la adaptación a una nueva cultura para quienes hemos tenido la oportunidad de vivirlas. A veces uno piensa que está sólo con las incógnitas de diferencias culturales, y que las anécdotas o dudas sólo le suceden a uno; sin embargo leyendo el libro me he dado cuenta que son las mismas dudas y situaciones que vivimos los emigrantes o quienes hemos escogido como pareja a un extranjero.
    La manera fresca, sincera y descomplicada de María Fernanda de contar sus historias personales nos produce en los lectores cierta complicidad y adentrarnos en el personaje principal.
    No cabe duda que es una historia con un análisis profundo de la integración de un ser humano a una sociedad diferente a la suya, ese desarraigo no es fácil de sobrellevar y requiere mucho esfuerzo, tolerancia y mente abierta. El libro es de gran ayuda ya que comprendemos que son normales esas diferencias culturales y aprendemos a que con tolerancia, amor y esfuerzo todo pasa, y llega a un punto de equilibrio y adaptación sin perder nuestras raíces.
    En el libro María Fernanda expone situaciones reales que probablemente nos han pasados a los que hemos vivido fuera de nuestro país, y estas vivencias de la autora son expuestas de manera divertida, lo que permite al lector reír y entusiasmarse con el relato.

  9. Rated 5 out of 5

    Paula Krieg- Jácome

    Te felicito por haber escrito esos libros, una hermosa experiencia, así como hermoso los relatos; pero más hermoso me pareció aún como has logrado plasmar el rol tan significativo que tiene tu esposo tuvo en tu proceso de integración en la cultura suiza. Ya te lo dije las primera vez que nos conocimos de lo poquito que me contaste y te lo vuelvo a repetir ahora: Es el regalo más hermoso que una persona le pueda dar a su pareja lo que tu esposo hizo contigo, así como valioso es el trabajo en conjunto que realizaron los dos para sacar adelante ese hermoso proyecto de vida: “Familia” . Les felicito a los dos !!!!!!

  10. Rated 5 out of 5

    Rogado Luis M.

    Tu libro es una contribución muy importante al fenómeno de la emigración.
    Tu constancia, fe y tenacidad merecen la mejor recompensa. Gracias por tu buen ejemplo.

  11. Rated 5 out of 5

    Leonor Farine

    Es la historia personal de María Fernanda en la búsqueda de una integración cultural que no termina de definirse sino en un intervalo de 10 años.
    Es una historia personal llena de valentía y lucidez en sus análisis. Los valores de ambas culturas coexisten en su personalidad, unas veces son incluyentes, otras excluyentes o aún tangentes. Lo importante es asumirlos puliendo, cambiando, complementando o jerarquizando.
    Sus anécdotas ilustran estos cambios. Unas veces son dolorosas, otras llenas de motivación y esperanza, algunas sorpresivas y otras jocosas que hacen reír o sonreír al lector.
    Es también la historia de una pareja joven que atraviesa situaciones propias de los estudiantes suizos. Y de un hombre enamorado de una mujer latina a quien ayuda en su proceso de integración cultural con amor, tacto y diplomacia.
    La personalidad de María Fernanda muestra siempre una interesante capacidad de “rebote” (rebondir, en francés), es decir, en cualquier situación ser capaz como la pelota, de rebotar, reaccionar y seguir adelante.
    Hasta que llega el día – como ella lo dice – en que se cumple el concepto subjetivo de la integración cultural „ La felicidad (la integración) llega más fácil si uno se siente en casa“).

  12. Rated 5 out of 5

    Belén Schmid

    “Hasta que el paladar se acostumbre” es el primer libro que leo de María Fernanda Salvador. El primero de muchos que vendrán, estoy segura. Una historia sumamente atrapante desde las primera páginas. El estilo de escritura de María Fernanda le permite al lector fácilmente compenetrarse con la temática. Sin lugar a dudas creo que gran parte de los que hemos leído esta hermosa historia nos hemos sentido reflejados en algun momento. Felicito a la autora por plasmar su proceso de integración en Suiza de una manera tan interesante y sincera, abriendo su corazón. Estoy expectante por sus próximos trabajos! Desde Argentina, saludos inmensos de una gran admiradora.

  13. Rated 5 out of 5

    Daniela Espinosa

    Me lo leí y releí! Ame el estilo ligero pero a la vez muy inteligente. Me identifiqué en seguida ! Es una verdadera lección de integración para todos aquellos que vivimos fuera de la tierra que nos vió nacer, para todos aquellos qu buscamos integrarnos y guardar nuertra esencia al mismo tiempo 🙂 ❤️

  14. Rated 5 out of 5

    Mariangela Steiner

    He leido ambos libros de la autora y me encanta su estilo tan natural y fluido.
    Recomiendo esta lectura a todas las parejas binacionales, a sus familiares y amigos, para que comprendan sobre los retos que trae un proceso de integracion, pero que con mucho amory y resilencia es posible lograrlo.

  15. Rated 5 out of 5

    Bergen Thomas

    Ja, ich bin der Ehemann und das Buch ist auf Spanisch. Da ich nicht Spanisch schreiben kann, meine Rezension in Deutsch.
    Das Buch ist sehr flüssig geschrieben. Mich hat es von der ersten bis zur letzten Seite in den Bann gezogen. Die Autorin beschreibt so viele Eindrücke aus der Zeit der Integration in eine neue Gesellschaft, dass es für jede Latina eine wunderbare Lektüre ist. Sie schafft es aber auch mir, den schwierigen Prozess der Integration, besser aus einer neuen Optik sehen zu lassen. Unbedingt lesenswert für alle binationalen Paare.

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
0