¡Todo me apesta!

19 Aug

2019

¡Todo me apesta!

Primero, lo que es necesario saber es que la etapa “todo me apesta” es muy peligrosa, hace parte del proceso de integración y es muy común caer en ella. El problema se presenta cuando la etapa “todo me apesta” como yo la llamo, dura mucho tiempo pues es una fase muy tóxica que amenaza con conquistar nuestras vidas y apoderarse de nosotros como un cáncer terminal. En esta fase de nuestro proceso de integración solemos reaccionar a todo como hipnotizados por lo negativo: todo nos apesta, nos cae mal, son los otros los malos, los tontos, los tóxicos, los que tienen la culpa y por lo general nosotros somos las víctimas. Es la etapa en donde se odia todo y uno está a poquito de escaparse o ahogarse voluntariamente en la desesperación.

Por lo general, en ese período no vemos nuestros propios errores ni lo que podríamos hacer para salir de nuestra infelicidad. Lo triste es que hay mucha gente que vive así por años. He conocido también a personas que han muerto sin ver sus problemas desde otra perspectiva, entonces han muerto solos e infelices. Pero, no te preocupes pues todo es pasajero y la buena noticia es que también la etapa “todo me apesta” lo es. A mí me pasó también y logré salir de ella sin volver a recaer jamás pues comprendí que la responsabilidad de cambiar de etapa estaba en mí mismo. ¿Piensas que estás en esa etapa? Yo te cuento cómo puedes salir de ella rápido y eficazmente.

El primer paso es analizar si estás solamente criticando a los otros o si tienes la valentía de ser crítico contigo mismo. Es decir: darte cuenta del problema. El segundo paso sería el comentarlo con alguien inteligente y sincero que puedas confiar. Necesitamos de esas personas en nuestras vidas pues con ellas es fascinante construir. El tercer paso es uno de los más importantes: pregúntate qué puedes cambiar en ti para que las cosas no te molesten tanto. Apúntatelo y crea un plan de acción. El cuarto paso es seguir tu plan de acción con disciplina: nada es gratis y todo requiere de su esfuerzo ¡Cada día cambia algo pequeño! Te aseguro que, si trabajas con constancia y enfoque, lograrás cambiar tu programación y pasarás a ser alguien que tiene las riendas de tu vida. Alguien que decide qué es lo que va a sentir con una u otra situación menos agradable. Ese sentimiento es una maravilla y te lo deseo con toda el alma. Tu puedes salir de ese hueco y construir tu bienestar diario.

Comments

4 Recent Comments

  • Anónimo

    Aún no caigo en la etapa “todo me apesta” pero mi marido dice que sufro de “todo me encanta” y para él eso es terrible porque parece que no percibo la realidad como es sino como la quiero ver. Juntos somos el balance entre el “realista” y la “que vive en la luna” y no es que todo me guste, la integración me cuesta cada día pero trato de encontrar el lado amable. ¿Qué hacer cuando el tu pareja quien está en esa etapa?

    • Maria Fernanda Salvador

      Hola, muchas gracias por tu comentario. Tengo dos preguntas: ¿Lo que tu percibes te encanta o quieres que te encante? eso tengo que comprender para seguir con nuestra tertulia. Y la otra pregunta es:¿Qué es lo que más te está costando en tu proceso de integración?

      • Anónimo

        Creo que lo que percibo es ambas, me encanta y quiero que me encante. Porque hay cosas que realmente me tienen convencida de haber tomado la decisión correcta. Me gusta mucho mi ciudad, mi empleo y la gente que me rodea y me ha acogido cariñosamente. Las cosas que no me gustan son relativas, por ejemplo, el hermetismo e individualismo me causan conflicto pero se contraponen con tantas cosas positivas que les dejo de ver lo malo. Quizás lo que más me está costando de todo el proceso es la incertidumbre de no saber donde me encuentro, y también de encontrarme a mi misma empezando de nuevo. Pero lo más difícil es ver a mi esposo infeliz, en esta etapa de “todo me apesta” casi con un pie en el avión para volver. Yo sé que esto es una etapa, pero no puedo esperar para sentirme segura de que la decisión de salir de mi país y dejar a mis seres queridos fue la correcta, de que vamos a ganar más de lo que perdimos y de que mi familia está estable y feliz este nuevo entorno.

        • Maria Fernanda Salvador

          Al leerte siento que eres alguien positivo y que sabe cómo contrarrestar lo menos bueno que le puede pasar a uno. Te felicito por eso, es una cualidad muy bonita que siempre ayuda. No la pierdas. Te deseo mucha fuerza y paciencia para luchar junto a tu marido. Traten de tener momentos de calma y reír mucho juntos. Eso ayuda a reencontrarse y cada uno puede avanzar mejor en su lucha personal. Muchas gracias por compartir.

Leave a Reply

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
0